5 claves para la marca personal de un Directivo

5 claves para la marca personal de un Directivo 960 526 Alvaro Martínez Díez

Empezando ya 2019, nadie se sorprenderá si le digo que una de las mejores maneras de ganar reputación profesional, es a través de medios digitales como un blog, redes sociales, Web… pero lo que aún hoy, muchos directivos no han interiorizado, es la necesidad de trabajar su marca personal de una forma metódica y profesional.

Voy a presentarte 5 claves básicas que debes cumplir, si quieres hacer que tu marca personal hable por si misma, y te ayude a desarrollarte a ti como máximo responsable de una empresa.

Lo primero de todo es entender qué es la marca personal. Y no es ni más ni menos, que tu propia marca. Y se basa en la imagen que perciben los demás, de la identidad que posees.

Debes entender que, si eres una marca, debes elaborar tu identidad y tu imagen, así como cuidarla y abanderarla, de manera que te sirva para diferenciarte de tu competencia y por lo tanto alcanzar un mayor éxito profesional.

Para trabajar tu marca personal, debes cumplir con 5 claves básicas:

  1. Conócete a ti mismo: Es imposible ser el mejor en todo, y de la misma manera nadie es el peor en todo. Pero todos tenemos algo en lo que somos realmente buenos. Esos puntos fuertes hay que potenciarlos. En lo que se nos dé realmente bien, hay que destacar, y hay que evitar en la medida de lo posible que se nos reconozca por lo que se nos da mal.
  2. Decide a donde quieres llegar con tu marca personal: Si queremos andar un camino de forma exitosa, lo primero de todo, es saber cual es la meta. Ya sea conseguir ser influencers en nuestro sector profesional, acelerar nuestra carrera, o cambiar de empresa, debemos tener un objetivo claro y bien definido.
  3. Define a quien quieres proyectar tu marca: Algo que mucha gente deja de lado a la hora de trabajar su marca personal, son las personas que van a percibir esa marca. No podemos olvidar, que, si somos los directivos de una empresa, habrá muchos ojos puestos en nosotros. Ojos que nos observarán desde dentro de nuestra empresa, y desde fuera. Y es que la base de la marca personal, no es sólo lo que proyectamos, es también la opinión que se genera en las personas con las que interactuamos directa o indirectamente. Por eso tan es importante, decidir a quien queremos llegar, para saber como debemos transmitir esa imagen de forma efectiva.
  4. Plantea el camino a seguir: Trabajar una marca personal no es algo que se hace por casualidad. Hay que estudiar que acciones llevar a cabo, y que propósito tenemos con cada una de ellas. Una acción pública aleatoria, mal planteada, puede acabar con el trabajo realizado durante meses o años.
    Eso no significa que un directivo deba vivir constantemente encorsetado “víctima de su imagen”. Pero sí debe tener en cuenta cada acción tiene una reacción, y en el ámbito profesional, por muy cómodos que nos sintamos, no se debe bajar la guardia.
  5. Y planifica unas fechas: Y, por último, si ya sabemos nuestras metas, nuestro público objetivo, y el camino que debemos seguir. Sólo queda ponernos fechas y emprender el viaje. No se trata de fijar un calendario de acciones intensivo que nos condicione nuestro día a día. Sino algunos hitos importantes que puedan ayudarnos a dar ese primer paso en el camino y nos impulse a llegar al siguiente hito de nuestra aventura trabajando nuestra marca personal.

Pero si debiera asesorar a alguien con una única frase para ayudarle a desarrollar una marca personal exitosa, sin duda le diría:

“La marca personal es algo que se trabaja sin prisa, pero sin pausa, y no por más correr, llegarás antes”.

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.